Lenguaje Claro y Ahorro Económico

En ocasiones, las administraciones y las empresas utilizan en sus comunicaciones y documentos un lenguaje casi incomprensible: palabras vacías o ambiguas, frases retorcidas, exceso de subordinadas, etc.  Los ciudadanos se enfrentan al problema de no llegar a entender adecuadamente las comunicaciones que cada día reciben de las instituciones y compañías, como cartas, facturas, instrucciones, sentencias,…