No hay que abusar de los extranjerismos

Shopping, fashion, lunch, sándwich, búnker… una lista casi infinita de extranjerismos que inundan nuestra lengua. Los anglicismos y los extranjerismos en general enriquecen nuestra lengua cuando nos aportan una palabra que no existía previamente en nuestro idioma. Se pueden considerar como un constante intercambio cultural. Pero entre los diversos extranjerismos encontramos los llamados extranjerismos (o calcos o anglicismos) innecesarios: esos giros, voces o…