Traducción jurada (para no llevarse sorpresas)

El mundo de la traducción tiene gran importancia en prácticamente cualquier sector o actividad. Conseguir llegar a todos los públicos es algo que se antoja definitivo a la hora de abordar cualquier negocio o empresa. Sin embargo, cuando nos referimos a textos legales, ¿cómo debemos proceder?

La traducción jurada según la definición de Wikipedia es «la traducción de documentos oficiales, realizada por un traductor también reconocido por una instancia oficial y llamado, por esa razón, perito traductor o traductor certificado o traductor jurado, entre otras denominaciones». De esta descripción del término sería importante destacar el carácter oficial tanto de los documentos como del propio traductor.

Las peculiaridades de los textos oficiales hacen necesario un trato especial de la información por la sensibilidad de los mismos, así como las consecuencias que se pueden derivar de no realizar una traducción fidedigna y con la mayor exactitud posible. Una mala interpretación de un concepto o el desconocimiento de un tema jurídico en diferentes legislaciones pueden cambiar el sentido u objetivo de un contrato, por ejemplo.

Por ello resulta fundamental que a la hora de realizar acciones legales de cualquier tipo que conlleven la traducción de documentos oficiales se contraten los servicios de un traductor jurado que avalen la adaptación para evitar problemas futuros.

Fuente: Wikipedia

Imagen: Linguacare

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux